Como hemos cambiado

No puedo más. Cada minuto dura una hora y cada hora toda una eternidad. Y se que por cada día que pase en casa estoy salvando vidas pero eso no me impide pensar en el aburrimiento. Y encima, como si fuera poco nos quedamos sin Internet durante un día. Y ese día si que pensé en tirarlo todo por la borda y dejar que la corriente me arrastrara.

Cuando intento no pensar más en el coronavirus hay mil motivos más que me obligan a hacerlo. La televisión, todos los blogs con posts sobre el virus (el mío incluido) y la poca gente que se ve por la ventana. Mire donde mire, pienso en este confinamiento y en todas las cosas horribles que traerá.

El día que pasé sin conexión a Internet me di cuenta de muchas cosas. Principalmente de lo materiales que somos y de lo inconformistas que podemos llegar a ser. Nos dan salado, queremos dulce. De pequeña cogía una botella de plástico y hilo de cocina y me fabricaba un perrito. Ahora necesito un ordenador para poder jugar y pasarlo bien. Hace bastante tiempo que los niños salían a la calle para jugar, ahora eso casi que ya no existe. Ahora existen los videojuegos, el Fornite y Minecraft.

Con un día sin Wifi pensaba que iba a morir, que el día no se iba a terminar nunca. Y a saber cuánto tiempo estaría sin enviar muchos mensajes por no gastar datos , sin abrir el Youtube para ponerme canciones y sin navegar por Internet para leer a algunos blogueros. Vaya que si hemos cambiado… Cada vez hay más tecnología, vamos haciendo más avances y nos agarramos a ellos como si fueran nuestra única salvación.

Me da pena darme cuenta de lo patéticos que somos que ni siquiera podemos aguantar un día sin Internet. Ya no bailamos bajo la lluvia, ya no somos espontáneos, ya no visitamos a los amigos por sorpresa, ya no hacemos las cosas sin pensar. Ahora besamos al tío de la discoteca, nos pasamos una tarde cualquiera sin hacer nada, vamos todo el fin de semana en pijama y ya no lo sentimos profundo. Hemos cambiado demasiado.

Y creo que con todo esto del confinamiento vamos a cambiar todos de nuevo. Nos haremos más duros, responsables, apreciaremos la libertad, besaremos las calles, nos gustará mucho más nuestro trabajo, perseguiremos nuestros sueños y sabremos trabajar un poquito más en equipo.

Saldremos renovados.

Palabras Cosidas

2 respuestas a “Como hemos cambiado

  1. Puede que organicemos los valores de nuevo, sería el mejor regalo que podríamos hacernos… me gustaría ser optimista. Pero no dejo de ver desde la postura más crítica y distante que la memoria es débil en el ser humano, el instinto está tan abandonado… únicamente nos queda organizar individualmente nuestros valores y contagiárselos a las personas que caen cerca. Ánimo y un abrazo!💪🏾😘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s