Amar sin ser correspondido

Muchas son las veces que he pensado en el peor castigo del mundo. Un castigo que te atrape, te queme y te destroce por dentro. No es fácil encontrar un castigo de ese tipo, cada persona es un mundo y cada persona piensa diferente. Pero estoy segura de que todos en algún punto de nuestra vida, viviremos ese castigo. Sentirte destrozado, pegando a los cojines como si ellos tuvieran la culpa y la casa inundada en lágrimas no muy comunes. Son las lágrimas que duelen cuando bajan por la mejilla. Este castigo, es el de querer a una persona tanto que harías cualquier cosa, pero ese amor no es correspondido.

Cuando quieres a alguien, no actuas como sueles hacerlo. Eres lo que él/ella quiere que seas. Eres más vivo a su lado. Porque los días sin siempre una constante repetición. Te levantas, desayunas, te vistes y vas al trabajo. Vuelves, comes y te pasas el día haciendo el vago o trabajando como una locomotora. Pero tu querido amor no estaba en la lista de “metas que quiero cumplir antes de llegar al 2020” . Y eso hace que tu amor no sea como todo lo que se mueve, un disco rallado que siempre repite la misma canción. Porque estando con tu amor los días se alteran y cambian. Y te gustan los cambios… Por eso cuando acudes a los sitios lo buscas con la mirada pensando que ojalá te lo encontraras. Y es por eso que sabes su trabajo, a la hora que sale y a veces incluso donde vive. Pero eso es normal, cuando uno se enamora no piensa con claridad. Cuando uno se enamora, hace cosas locas que luego se avergüenza, pero que nunca se lo llega a reprochar.

Y es que estar enamorado es de lo mejor que te puede pasar. Porque ves la vida de forma distinta… más bonita. Pero nunca se sabe si es o no el adecuado, no hasta que entras en la fase de calcular el amor por Internet en algún love test. Paras, y te das cuenta de que lo que estás haciendo es de bobos. Un amor no se puede medir, de hecho, nunca sabes si hay alguna otra persona en el mundo que te pueda enamorar más. Pero con eso debe de bastarte, con que una persona te quiera más que a su propia madre debe de bastarte y mucho. ¿Y si ese amor no es correspondido? ¿Qué haces entonces?

Está es la fase de la que hablaba, cuando caes en un abismo más profundo que el mar y más negro que la pura noche. Cuando no sientes nada y sólo eres infeliz. Es cuando te convences de que él/ella era la persona con la cual te ibas a casar y formar una familia. Te ahogas como una flor sin agua y te quedas seca como una hoja a la que le han quitado su agua. La agua de la flor, es la agua que él/ella te da para vivir. Si, puede que suene super ñoño y cursi, pero hasta que no lo vives, ningún texto será capaz de darte a entender ese dolor. Creo sinceramente que ese es el peor o de los peores castigos del mundo. Es cuando tu vida deja de tener sentido…

Palabras Cosidas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s