Con té y dulces

No es más que una tarde como las muchas que pasan cada día. Aquí estoy rodeada de una taza de té y pensando si quedan dulces para acompañar. Esta es una de las tardes donde no me apetece hacer nada, sólo escribir o mirar la televisión. Con tan sólo mirar hacia la ventana me entra frío. ¿A ti no te pasa eso? De todas formas, he pensado que mientras nos tomamos un té ( se que tu también quieres ) vamos a hablar de todas las cosas que me vengan a la cabeza. Quizás muchas o pocas, aún no se lo que está por ocurrir.

Primero hablemos de lo torpes que podemos llegar a ser, a ver si así me siento mejor sabiendo que al otro lado de la pantalla habrá alguna persona asintiendo con la cabeza. ¿No te pasa que a veces piensas que no hay lugar para ti? Lugar para una persona como nosotros, amantes de las letras y de los dulces, del chocolate y de nuestras rarezas. Quizás salirse un poco de lo habitual sea algo bueno, que ya estoy harta de ver a tanta gente actuando como las demás sin darse cuenta de que estás hacen lo mismo. Tú y yo somos observadores, nos gusta observar a la gente y ver como se mueven, como actuan. No nosotros nos entendemos ni otros nos entenderán. Por eso observamos a la gente, para entender al menos una persona.

Hablando de rarezas, ¿como te va con el amor? Supongo que no muy bien, todos tenemos nuestros problemas. Pero tranquila/o porque me parece a mi que estamos exactamente igual…

Pienso que aún queda demasiado por descubrir y también pienso que hay o habrá alguien que te querrá como jamás has pensado. Hay alguien por ahí que vale mucho la pena. Hay alguien que tiene el corazón tan grande no le cabe en el pecho, y tu lo sabes. Sal ahora mismo de casa y búscalo como yo algún día haré o si lo tienes a tu lado dile un te quiero. Porque eso es el amor, dar y no esperar recibir nada a cambio. Sólo amor que te viene de vuelta. Pero basta ya de amor o terminaré dejando que el té se enfríe de tanto escribir.

Hablemos de los sueños, estoy segura de que tienes muchos. Algunos más personales y otros que puedes compartir sin que pierdan la magia. Sueña con ponis y cielos y todas esas cosas tan mágicas que no voy a nombrar una por una. Sólo sueña porque gran parte de la vida se consigue así. Pero no te olvides de actuar porque sinó de nada te sirve soñar.

¿Has disfrutado de estos cinco minutos? Espero que si, no hay nada mejor que una taza caliente en estos días. ¿Estaba buena?

PD: No olvides de comprar dulces, que se que no te quedaban.

Palabras Cosidas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s